9 de junio de 2011

El Diario de Z-Man
(aka "no es otro tonto juego de NES")


Nacer con la femoral conectada a eso que se llama comic, tiene sus desacatos de vez en cuando. Y quise dejarlo, pero me estoy temiendo que es algo demasiado tarde para salirme de esa inmundicia que ya me rebasa el ombligo. Lo que al menos puedo hacer es enmendarme de ese otro pasatiempo con el que hace buena alharaca: el NES.

Y bien, de eso quiero escribir hoy, un capitulo más de un diario, que tiene que ver con un personaje azulito; no es Superman, no es un Pitufo… de hecho no es Megamind, sino que se trata de Zen: el Ninja Intergalactico. Y por supuesto, su paso por el Sistema SEN (Sistema de Entretenimiento de Nintendo, como se le llamó en un principio).


...Mientras tanto, quiero que continuen con esas...
cosas aburridas... que las personas aburridas hacen.
¡Y no me busquen!: yo los busco.


Sucede que iba por la calle, y en la calle había una de esas baratas de comercios: decenas de ellos echando el negocio por la ventana. Uno se supone no paga impuestos por lo que compra, y pues todos ellos se dan vuelo sacando sus triques invendibles a que les de el sol.

Yo solo me detuve en la librería, había varias cajas de comics apiladas. Pensarán que me emocioné, pero luego de haber visto lo que los cazadores furtivos de historietas son capaces de hacer, y de lo agudo que resulta su olfato, la cosa me dio casi nada de esperanza, y más aún cuando, luego de barajear algunos de ellos (con ágiles dedos de voraz coleccionista), solo veía cosas extrañas y cuchufletas de 10 centavitos buscando abrirse paso en el ultra saturado mundo del comic.

Pero en lo que estábamos, estuve pasando uno tras otro las decenas de comics; fuera de los esporádicos West Coast Avengers, había poca cosa de ofrecimiento. Me hice, al fin y sin embargo, de un par de tebeos de Punisher: War Zone que solo tenía en versión de bolsillo (agazapados entre el insufrible, pero a la vez divertido tebeo que he cité líneas atrás), un tercer comic cayó: un TPB de Wildstorm (que aún no leo, pero se dice que es una novela madura... ¡ups peeeeerdoooon!), y de repente que aparece el número cero de Zen: El Ninja Intenrgaláctico... ¡en su versión laminada!.

Esta vez, Lord Contaminante
no se saldrá con la suya ¡kiaaa!

10 dolarucos valía la cosa extraterrestre. Pero como dije que el asunto era sacar cuanta pulga se tuviese, solo pague 2 "loonies" por mis 4 historietas. Sinceramente me sentí mal de pagar tan poco por tremendos tabiques de la nostalgia, pero como la chica tuvo tiempo de ir a preguntar si en verdad esos comics eran tan gangueros como las gangas, y la dueña dijo que sí, pues el asunto dejó sus tintes de delito para pasar a ser deleite.

Y bien, es aquí donde esta entrada al blog hace cuña, y donde de hecho debió haber iniciado (el gusto y costumbre de echar paja y más paja sobre un poquito de investigación de oficio): explicando el contenido del comic en cuestión, y su semejanza y detalles con el juego de NES, que para variar llegué esa noche a echarle unas partidas y de ese modo refrescarme el gogote (lo había jugado tiempo atrás para hacer el Especial No. 2 de MagazinNES: Artes Marciales, pero ya llovió de eso).


--------


ZEN Intergalactic Ninja




No es Sensei, es Zen-cero con los cuates



El mundo se calienta y los polos se derriten por consecuencia, la contaminación y los desechos no vienen precisamente a hacer una barrera protectora, y solo complican el asunto, y parece que esto solo le importa a Zen: el Ninja Intergaláctico.

Creado en forma de historieta en 1987, sería Konami quien, en 1993, retaría al destino mismo al llevarlo a los últimos días de un Sistema Planetario de 8-bits, haciéndolo juego para NES.

Este es de los pocos juegos donde yo diría que pesa más el nombre de la Marca (Konami), que la firma que representa. Mírese por ejemplo Monster in My Pocket, que con o sin juego de NES, era ya un favorecido.

Pero bien, partiendo de lo general del comic de Zen, tan pronto se termina de leer, uno se da cuenta que no hay gran profusión en su mensaje: canta directito al corazón que hay que cuidar el planeta. (punto)

Un poquito despegado de sí mismo, es notorio que se le buscó sacar provecho con eso de la Muerte de Super-Man, pero ni con todo y tifón Kriptoniano llegó a ser todo lo deseablemente comercial. Mejor para mí. El juego de NES sufrió una caída idéntica: pisoteado por titanes de los 16-bits, es de esos juegos que quienes llegaron a rescatar del lodo disfrutaron, así, a secas, para otros, es un anónimo con todas sus letras. Como dije, era de Konami, y el solo nombre invitaba a darle el intento.

--------

Y bien, iré haciendo una comparativa comic/NES para que se tenga una idea de su adaptación, para al final cerrar con algunos puntos de vista (sorry, esto va un poquitín para largo, así que ve por gaseosa y palomitas).



Apenas dando vuelta a la pasta, la primera página contiene una foto similar a la del Box-Art del juego: el climax de la pelea entre Lord Contaminante y Zen. Sí, es la primera página del número cero y parece que ya vamos de salidita.
Box-Art o Comic, ¡bien hechos!, pero como que les falta algo...
¡Zaz!: ¡Onomatopeyas!

Por supuesto que no es el final, por eso aquí va un ligero desglose de la historia.

 
CAPITULO 1 -EL ORIGEN DE Z-MAN-


Creado en un contenedor criogénico, ZEN fue concebido para ser una entidad perfecta en todos los sentidos. Lamentablemente a alguien no le salen los cálculos, y el experimento resulta un rotundo fracaso... sorry, el comic no se detiene a dar detalles: da tremendo salto en el argumento de un trapezoide al otro, por lo que hay que imaginarse la razón por la cual no pasa el ISO9001. En el juego de NES este origen es un poco distinto.

ZEN no era más que una mota de polvo estelar allá en su planeta, por suerte es raptado, que diga, abducido por los "Maestros"... Sigue leyendo para que te enteres de lo sucedido.

 
CAPITULO 2 -LA ORFANDAD-



El científico creador de Zen ha pedido a una de sus consortes destruir este residuo experimental, pero como mujer, su instinto materno la guía a salvarlo, poniéndolo en una cápsula para luego lanzarlo al espacio, chance y pegue en algo que le salve la vida (¡Superman!). Destetado a la primera, Zen no tiene de otra más que viajar por el oscuro y tétrico espacio en busca de un hogar...

En el SEN (nombre que debió permanecer para el NES, por así corresponder al idioma español), ZEN llega directo con los Maestros, nada de viajes por las lugubres márgenes inter-galácticas...

CAPITULO 3 -AÑO 1: EL PLANETA OM-


Llegando por "coincidencia" al planeta Om, Zen es instruído por los "Maestros" en un extraño arte marcial ninja (olvide decir que es futurista), donde además despierta sus talentos mentales gracias a la meditación que conlleva esta disciplina. Será cuestión de un tiempito para que Zen supere a sus mentores, y una vez que lo consigue, se le otorgan los estandartes de Ninja intergaláctico: un Bo fotónico (que será, a partir de ahora, su arma principal), y los accesorios del Ninja (botas, pantaloncillos, etcétera). Idem para el juego de NES.

CAPITULO 4 -SU LLEGADA A LA TIERRA (COM)PROMETIDA-


Existe en el Universo un gremio de observadores de los quehaceres de las Galaxias: Los Vouy... Gordons. En la historieta no se explica cómo tiraron el cebo para llevar a Zen hasta el tercer planeta del Sistema Solar, solo vigilan que haga su trabajo en contra de un poderoso criminal de nombre "Contaminante". Si se llama "Contaminante" se dan una idea de lo que pretende, ¿cierto?... y él no está solo, tipos como Mancha de Aceite, Sulfura, y otros así, le secundan en plan. Para el juego de NES se nos cuenta una historia más intensa: Son los Gordons quienes lo eligen, pues luego de ver su determinación en combate por otras Galaxias, creen que es el único que puede tener a raya a Lord Contaminante y séquito, en esta, que hasta ahora es la misión más difícil para cualquier guerrero. Un plis plas por acá, y Zen ya está en la Tierra, pepenando y pepenando para limpiarla de estos granujas.

 
CAPITULO 5 : COMIENZOS


Bien, el comic comenzó con una pelea entre Lord Contaminante y Zen. Contaminante juega sucio y engaña al héroe para luego tirarlo de un edificio hacia lo que parece una muerte segura. Los Gordons, que miran pero se les prohibe interferir, se preguntan si hicieron bien en reclutar al Ninja Intergaláctico para una misión de esta magnitud. Al final, luego de que ponen pausa en su pantallita para analizar eso que se llama pasado (es decir, el origen y crecimiento de Zen), llegan a una conclusión cuando ven a un niño con un chaleco cohete salvar al Alien que cae en caída libre (en confianza, este niño lo bautiza como "Z-Man"), su conclusión es que pese a sus "debilidades", tiene fortalezas que los malos no poseen: la amistad. Los Gordons, con esa mueca arrogante de "siempre elegimos bien y nunca nos equivocamos", se sonríen como si acabasen de hacer una travesura. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

En el juego de NES, la historia es algo distinta: el chiquillo tiene un nombre: Jeremy, un día que jugaba con la basura se encuentra tremendo regalo: El Geocristal que habrá de tapar los hoyos en la capa de ozono, nivelar las temperaturas de la Tierra, purificar las aguas negras, y desaparecer la basura como por arte de magia. Esto a Contaminante no le conviene, así que Jeremy se vuelve el enemigo público de los bribones, aunque simultáneamente eso lo hace amigo de Zen (los enemigos de mis enemigos, son mis amigos... o algo así).

En una escena del juego se incluyó la disputa
entre Contaminante y Zen por Jeremy

--------


ZEN Intergalactic Ninja, para SEN 




El Loto: uno de los talentos de Zen



En el apartado gráfico, el juego representa decentemente las formas, los personajes, y los escenarios. Sin embargo, muchas veces el scroll controla su fluidez y posición, perdiéndonos unos momentos en lo ilógico (para cuestiones de comprensión, no porque lo ilógico sea malo), por ejemplo, podemos estar sobre el piso, mirando un árbol con su ramaje que podemos usar como plataforma, pero repentinamente algo nos impulsa a lo alto del árbol donde no solo el fondo ha cambiado, sino que uno le encuentra una forma extraña a lo que pisa, apenas entendiendo lo que pasa, y con la física algo chifladita (o será que venimos del espacio, donde son otras las gravedades que rigen), quizás porque se le encuentra disociado de lo que uno esperaría. No es malo, pero hay que acostumbrarse.




Aquí hay que meterse a ese huequito,
si no se quiere acabar como timbre postal




Lo más importante del juego es sin duda su variedad de perspectivas y objetivos: a veces vamos sobre un carrito de mina activando switches (perspectiva isométrica), otras veces nos hallamos en el cálido y sencillo side scroll, otras más vamos trepando, y en un nivel hay que ir apagando los incendios de aceite, salvando personas como los héroes de rojo verdaderos, aunque Zen sea azul.




Además de la labor de cambiar agujas,
debes escamotear peligros que suele haber por las vías



La música. Viniendo de Konami esperaríamos una banda sonora majestuosa: no hay tal. Es justa para la acción que presenta el juego, pero no tiene la personalidad de, por ejemplo, las Tortugas Ninja, o los Monster in My Pocket.


Reto. Pues es un juego de NES, y raya en la media, aunque con los cristales que uno va juntando, Zen tiene un poder especial de flor de loto que hace las cosas más sencillas. Es bueno el detalle (y se agradece), pero facilita el juego sobremanera.





Toma los Zen-itos que veas:
¡equivalen a una vida!




La última misión es contra reloj,
antes de que la Tierra se pierda para siempre



Contaminante guarda para Zen una de las
mayores sorpresas habidas en la historia del SEN





El veredicto. Un juego con cosas demasiado buenas (los niveles, el control, los detalles, la historia...), pero contrastando con otras que ahora entiendo porqué lo hicieron pasar medio desapercibido (lo complicado de entender algunas perspectivas, la incongruencia en ciertas cajas de colisión, la música, sus cortitos 8 niveles...). Pero en sí, un juego al que yo le daría un bien merecido 7. Y sí, es un juego que me gusta bastante, más ahora que he podido hacerme de un artilugio como lo es el comic.


--------

 
Bueno, antes de despedirme les voy a obsequiar esta imagen que pertenece al artista Katsuya Terada, el mismo del que hablé en la entrada anterior, con todo el detalle y colorido de las ilustraciones para Nintendo Power.

Pensé que Zen usaba un traje de Ninja Azul, pero aquí veo
que es su piel... ¡y que no tiene boca! 
----------------


Hasta mañana, y que ojalá que si este título llega a ser de tu agrado, tú también puedas tener grandes aventuras como ha sido mi caso, al menos ahora sé cuál será de las primeras historietas que le leeré a Tygrus Jr...



Y así comienza esta historia...

1 comentario:

Scorpion dijo...

Excelente amigo Tygrus, aqui manko_dax, ahora mismo como estoy enfermo en cama, le dare una oportunidad en mi DS gracias a nesDS

como siempre...grande Tygrus, aqui te sigo leyendo

Links to the Past