8 de agosto de 2013

Luck Tales

LUCK TALES
LAS 150 MANZANAS (DORADAS) DE LA DISCORDIA




A algunos (como a su servidor) les fue grato que CAPCOM trajera de las cenizas el estilo "pixel" en la saga Megaman, con el arribo a diversos sistemas de Megaman 9 y 10.

Poquitos años después (en este año, para ser precisos), y dado el logro y éxito de vender nostalgia de un modo que muchos agradecemos, Capcom vuelve a aplicar regresión cuántica al tostador para traer de regreso al pato más rico y más avaro de Patolandia en una versión remasterizada de Duck Tales: Duck Tales Remastered, cuyos avances se pueden apreciar en el siguiente trailer:


Eso ya es historia. Pero hace apenas un par de días, vía EGM, se nos devela una grata sorpresa (buena o mala, depende de la preciada posesión en posesión de quien esté) en lonchera de plata: un cartucho dorado (léase con voz ceremoniosa) y sus anexos.


Esos patos si que tienen extraños "lunches"

En palabras de la gente de EGM, Capcom les hace saber que este es un presente para recordar a algunos esos gratos momentos que de niños pasaron jugando este juego. Si me lo preguntan, no hacía falta recordarlo de modo tan pecami-luminoso, pero se respeta desde luego su campaña publicitaria.

Y es que lo grato de este producto no es la lonchera en sí, sino su contenido: un cartucho dorado de la versión de NES de Duck Tales, el cual aparentemente funciona en la consola NES (y aunque no funcionara, no deja de ser de absolutísima colección).


Mamá, ¿qué me pusiste de lunch?
(Y es que no solo de pan vive el Pato)
 

La gente de EGM recibió el cartucho 107 de un limitadísimo (e hipotético) número de 150 cartuchos (probablemente haya más, pero eso se sabrá sin duda posterior a toda esta alharaca que se ha armado).

Además de ello, la lonchera incluye un nutritivo desayuno de coleccionista: un certificado de autenticidad (por si un pellizco no da resultado), cupones a la manera y usanza de aquellos tórridos años donde los 8-bits dominaban el mundo digital, y un tríptico publicitario de otros juegos de CAPCOM para NES. Ahh sí, todo eso sopesado en un colchón de billetitos triturados "de a mentiritas".


Ya que estaban de ofrecidos, una moneda de la suerte de chicle o chocolate
(envuelta en aluminio dorado), no hubiera estado nada mal

La pregunta carnívora que muchos hacen es si será posible echarle el guante aunque sea a una copia de la copia de esta serie de productos promocionales tocados por el rey Midas: por ahora no se tiene la certeza de que ítems "parecidos" se vayan a vender, de lo único que yo sé es de una versión física del juego para PS3, que no tiene nada de particular excepto un pin de Duck Tales:


Y mientras tanto, la pregunta que yo me hago es saber quién se quedará con tal presea dentro del staff de EGM. Las anécdotas (como las subastas) estoy seguro que no se harán esperar: porque el tiempo también es oro.

3 comentarios:

Fulano dijo...

Se ve bastante delicioso.

ArthurUGM dijo...

Que belleza, y unos aplausos a CAPCOM por hacer esa reproducción NESera del juego original, la duda es si tiene licencia de Nintendo??

TYGRUS dijo...

Fulano/ Sí, bastante sensual la parafernalia y el "cassette". Me da la impresión que el cartucho no es tan dorado como el Zelda (ni como Alex Dorado :P), como que luce opaco, pero quizás es por el terminado "arenoso", no sé. Tiempo de no coincidir por cierto, un saludo ;)

ArthurUGM/ Quizás la licencia nunca la perdieron, pues sigue siendo el mismo juego (en teoría), pero no deja de ser interesante la cuestión.

Otra cosa que me resulta sospechosa es el número de cartuchos: yo no creo que solo hayan hecho 150 de ellos (pese a que los numeraron), debe haber por ahí algunos para el staff, y para etcétera gente.

Links to the Past